Me accidenté el año 2002. Llegué al Centro Oftalmológico con el ojo derecho en muy mal estado, pensaba que lo perdería. Las señoritas y los doctores me atendieron, y ahora vengo con mis hijos, y sigo trabajando.

Pedro Guerra Fernández, Paciente