Especialidad de Niños y Jóvenes

Especialidad de Niños y Jóvenes

img-17Observar el rendimiento del niño o joven en etapa escolar, resulta una buena instancia para reconocer los problemas de visión que pueden presentar. Patologías como estrabismo, miopía o astigmatismo pueden pasar por alto en los niños. Detectarlas a temprana edad es fundamental para tratarlas de manera adecuada y evitar su desarrollo.

Tener unos ojos y una vista saludable es una parte fundamental del desarrollo de un niño. Los ojos de su hijo deben someterse a revisiones periódicas, ya que muchos problemas de vista y enfermedades oculares se pueden detectar y tratar muy temprano en la vida de un niño.

Al respecto, el doctor Guillermo Barriga Salaverry, Oftalmólogo, explicó que los indicadores más frecuentes de un problema visual en los menores son el parpadeo frecuente y la sensibilidad ante la luz.

Problemas de la vista más frecuentes

Hay diversos trastornos oculares y problemas de la vista que pueden afectar a los niños. La mayor parte de ellos se pueden detectar en las revisiones de la vista mediante pruebas de detección. Entre los problemas más frecuentes, se encuentran los siguientes:

La ambliopía: consiste en tener una vista deficiente en un ojo aparentemente normal. Dos causas frecuentes de este trastorno son el estrabismo (o bizquera) y una diferencia en el error de refracción entre ambos ojos. Si no se trata, la ambliopía puede ocasionar pérdidas de vista irreversible en el ojo afectado. (La “programación” cerebral acaba ignorando las señales procedentes del ojo afectado.) La mejor edad para tratar la ambliopía es el período preescolar.

img-2

El estrabismo: es una alineación incorrecta de los ojos, donde estos se orientan hacia dentro, hacia fuera, hacia arriba o hacia abajo. Si solo hay un ojo crónicamente desalineado, es posible que la ambliopía se desarrolle exclusivamente en ese ojo. Si se detecta de forma precoz, se puede tratar cubriendo el ojo que tiene una alineación correcta, lo cual obliga al ojo desalineado a funcionar con normalidad. Las intervenciones quirúrgicas o el uso de anteojos especiales también pueden ayudar a corregir la desalineación ocular.

Errores de refracción: implican que la forma del ojo no refracta la luz (cambia su dirección) correctamente, de modo que las imágenes se perciben borrosas. Los errores de refracción también pueden provocar ambliopía. El tipo más común de error de refracción en los niños en edad escolar es la miopía; otros tipos son la hipermetropía y el astigmatismo.

La miopía: consiste en ver de forma deficiente los objetos distantes o lejanos y generalmente se trata con anteojos o lentes de contacto.

La hipermetropía: consiste en ver de forma deficiente los objetos cercanos y generalmente se trata con anteojos o lentes de contacto.

El astigmatismo: es una imperfección en la curvatura de la superficie anterior del ojo; en el caso de que provoque vista borrosa u otras molestias, se suele tratar con anteojos.